¿Cuándo pierda peso seré feliz?

¿Cuándo pierda peso seré feliz?

Autora invitada: Liliana Alemán

Ojalá pudiera decirte que sí, imagínate, sería el secreto de la felicidad. Lamento decirte que sólo es una ilusión. Como esa meta de casarte, tener hijos, un título universitario, ser exitoso y abundante… Pero luego llegan las cosas y te das cuenta que eso no es precisamente lo que imaginabas.

Dicho lo anterior mi opinión acerca de la pérdida de peso es que primero debes aceptarte, ser feliz y luego hacer las actividades que te lleven a esos kilos menos; de esta manera no comenzarás desde el rechazo a tu cuerpo y será más fácil sostener los cambios para un estilo de vida saludable.

Para comenzar te dejo algunas preguntas que puedes hacerte al iniciar este proceso: ¿Para qué cuidarme? ¿Cuánta capacidad tengo para darme amor?

Contestar estas preguntas te ayudará a identificar las barreras que te pones al perder peso y te darás cuenta que muchas veces te das amor a través de  la comida; entonces entenderás que probablemente lo que tienes es hambre emocional. 

El hambre emocional es cuando se come para calmar una emoción.

Normalmente este tipo de hambre genera la interrupción de una actividad o el abandono de lo que sea que estés haciendo para ir a comer inmediatamente lo que tu mente anhela para luego sentirte mal y culpable. ¿Te ha pasado? 

Debes entender que muchas veces esto es ocasionado por nuestro entorno o simplemente lo hacemos por una lealtad familiar, donde perpetuamos conductas y contradicciones sociales que mantienen este comportamiento negativo hacia la comida.

Así que si esto te sucede frecuentemente te recomiendo que recibas la emoción, respires y veas el mensaje que la emoción tiene para ti. Luego déjala ir, ya que estas surgen con el código de creencias que manejas en tu día a día para luego transformarse en sentimientos. Tu tarea será descubrir: ¿Qué mensaje tiene el hambre emocional para mí?

Bien, ahora pasemos al hambre real: aquí vas a sentir que la tripa ruge y normalmente tendrás paciencia, te comerás lo que haya cerca y lo disfrutarás. Cuando comes por hambre real te sientes satisfecho y feliz, sin duda este tipo de hambre es fácil de identificar. 

Y bueno para finalizar y no hacer tan largo este artículo, te puedo asegurar que este proceso es mejor desde el amor ya que de nada te va a servir hacer algo sólo un mes y después dejarlo, recuerda que aquí lo importante es sentirnos sanos y saludables. 

Construye en tu mente la vida que quieres, imagina esa persona que quieres ser, luego pasa a la acción, toma la iniciativa y piensa qué actitudes te acercarán a esa visión que imaginaste de ti mismo, y por favor no abandones antes de empezar

Después de leer este artículo te invito a que tomes presencia en tu vida, tú eres quien la dirige. Te abrazo en  tu camino. Con amor Lili.                                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.