Dime cómo tomas tu café y te diré quién eres

Dime cómo tomas tu café y te diré quién eres

Por muchos años ha sido una leyenda, yo despierto cada día con unas ganas terribles de café y donas –mi cerebro sabe bien lo que necesita- y aunque alguna vez intenté dejarlo mi gusto y necesidad fueron más fuertes que yo.

En internet existen decenas de test para averiguar tu tipo de personalidad según el café que tomas. Para nuestra fortuna, la doctora Ramani Durvasula  lo llevó al siguiente nivel y en su libro You are why you eat: change your food attitude, change your life nos cuenta sobre la relación que existe entre el tipo de café que las personas suelen elegir y algunas de sus características de personalidad; todo esto con base en la investigación que realizó con más de mil sujetos -literalmente hablando-.

A continuación, te cuento lo que la Doctora encontró. Si bien no se trata de algo super exacto o bajo el rigor de la ciencia, será divertido descubrir si realmente lo que pides en tu cafetería favorita te define. Y, quien sabe, tal vez puedas tener una ayuda extra en tu próximo date y descubrir si te conviene ir por una segunda cita.

Si prefieres un buen café negro, eres de la vieja escuela. Te gusta seguir las reglas y te sientes más cómodo bajo lo seguro. Te cuesta adaptarte a los cambios y aun cuando puedes llegar a ser paciente muy fácilmente te pones de mal humor. Te encanta hacer las cosas a tu manera y todo esto te ha permitido ser muy eficiente en lo tuyo.

Si prefieres menos intensidad, lo tuyo podría ser un latte, ya sea con leche o crema, incluso si lo acompañas con un toque de azúcar. Amas el confort y eres complaciente; del tipo de personas que muy fácilmente suavizan las cosas. Eres muy generoso y amas ayudar a los demás. ¡Pero cuidado! Darlo todo te podría acarrear conflictos o problemas que sería mejor poder evitar, como ves, ser un libro abierto no siempre es lo ideal.

Luego están las personas que prefieren un frapé, algún “café” con mezclas y colores extraños, con muchas chispas y cosas así. Bueno, pues ellos también tienen su lugarcito en el mundo del café… Muy probablemente les encanta experimentar, probar cosas nuevas, tienen tanta energía que no pueden quedarse quietos. Son audaces y muy sociables, super imaginativos y creativos. El tipo de amigo con el que no te aburrirías jamás. Claro que no todo es positivo, pues podrían ser personas poco saludables, física y emocionalmente. Impulsivos, imprudentes, infantiles y poco confiables.

Pudieran creer que aquí acaba la cosa, ¡pero no! Existe un grupo pequeño, muy pequeño, pero importantísimo. Tal vez les ha pasado, están en la cola de la cafetería y frente a ustedes hay un sujeto raro ordenando el café más tardado del mundo: café del día, tres shots extra de espresso, con 2 onzas de leche de soya, sin espuma y a 58 grados centígrados. Existen, ¡lo juro! Y por lo general son personas muy controladoras y perfeccionistas, aman el orden. Suelen vivir preocupados y obsesionados con algo, lo que sea. Pareciera que son muy conscientes y cuidadosos con su salud y estilo de vida, sin embargo, -perdón por romperles la ilusión- solo es parte de la misma obsesión. En realidad, son personas muy sensibles. ¡Claro! Por eso necesitan tanto orden y control…

He dicho ya muchas veces que para mí, el café instantáneo no es café… pero bueno, no te quiero dejar afuera de esto si es lo que tú tomas. No importa si lo haces en tu casa, en la oficina o lo compras en el Oxxo más cercano; la idea es la misma. La investigación de la doctora Durvasula concluyó que quienes prefieren el café instantáneo suelen ser personas apegadas a lo acostumbrado, muy relajadas y hasta un poco flojos. Sueles ser procrastinadores y desapegados, toman la vida como venga. Son descuidados, y demasiado prácticos, odian complicarse las cosas.

Hay muchísimas formas de tomar café, sabores, colores, texturas, precios y marcas. Está comprobado que los beneficios de incluir un poco de este elixir en nuestra alimentación son muchos, y al contrario de lo que se piensa, consumir una o dos tazas de café cada día resulta saludable. Incluso, si no te encanta el sabor del café -dudo que exista alguien tan confundido en su vida- puedes tomar tu dosis diaria de cafeína en tecitos, postres y hasta en cápsulas.

 

El café es todo un mundo, descubrirlo y disfrutarlo en un placer.

Ahora escribo esto mientras tomo un café negro con un chorrito de mi jarabe favorito: lavanda de &Pita. Por cierto, tengo un código de descuento para que vayas directo a su sitio web y llenes el carrito de tus jarabes o bebidas favoritas. Usa el código paravivirmejor y obtendrás un 10% de descuento en tus compras de esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.